Saltar al contenido

En donde se almacena la energia quimica

Energía radiante

La energía química es la energía almacenada en el interior de las sustancias químicas, que hace que su energía esté dentro de los átomos y las moléculas. La mayoría de las veces se considera la energía de los enlaces químicos, pero el término también incluye la energía almacenada en la disposición de los electrones de los átomos e iones. Es una forma de energía potencial que no se observa hasta que se produce una reacción. La energía química puede transformarse en otras formas de energía a través de reacciones químicas o cambios químicos. La energía, a menudo en forma de calor, se absorbe o se libera cuando la energía química se convierte en otra forma.

Básicamente, cualquier compuesto contiene energía química que puede liberarse cuando se rompen sus enlaces químicos. Cualquier sustancia que pueda utilizarse como combustible contiene energía química. Algunos ejemplos de materias que contienen energía química son:

Energía potencial

La energía química es la energía potencial almacenada en la disposición de los átomos dentro de las moléculas. La ruptura de enlaces químicos requiere energía, mientras que la formación de nuevos enlaces químicos libera energía. Cuanta más energía se libera cuando se forma un enlace, más estable es ese enlace. Estos enlaces son estables porque hay que poner la misma cantidad de energía en estos enlaces para volver a romperlos (esto es un ejemplo de conservación de la energía). Cuando se rompen o se forman enlaces entre átomos, esto se llama reacción química[2].

  Master en energias alternativas

En la Tierra hay muchas moléculas ricas en energía; son moléculas que pueden sufrir reacciones químicas que hacen que la energía esté disponible para su uso. La molécula rica en energía más frecuente que existe en la Tierra es el oxígeno, simplemente dos átomos de oxígeno unidos y formando O2. Estas moléculas se combinan con otras moléculas para emitir energía. Casi cualquier molécula que sea un conjunto de átomos de carbono (especialmente con hidrógeno y oxígeno) reaccionará con el oxígeno para formar dióxido de carbono. La madera y otros materiales pueden quemarse cuando hay oxígeno presente en lo que se llama una reacción de combustión. La combustión de la madera transforma esta energía potencial química y la libera como calor radiante. Muchos otros combustibles pueden quemarse en reacciones similares[2].

Almacenamiento de energía eléctrica

Los combustibles fósiles son uno de los ejemplos más conocidos de almacenamiento de energía en enlaces químicos. La energía se libera cuando se rompen los enlaces de los compuestos químicos, como el petróleo, el carbón y el gas natural. Pero la energía también se almacena en otras formas químicas, como la biomasa, la madera, los gases, como el hidrógeno y el metano, y las baterías. Estas otras formas químicas son fundamentales para la descarbonización de nuestra red eléctrica, las operaciones industriales y el sector del transporte.

El hidrógeno y otros productos químicos portadores de energía pueden producirse a partir de diversas fuentes energéticas nacionales, como las energías renovables, la energía nuclear y los combustibles fósiles. La conversión de la energía de esas fuentes en formas químicas crea un combustible de alta densidad energética. El hidrógeno puede almacenarse como gas comprimido, hidrógeno líquido o en el interior de materiales. Dependiendo de cómo se almacene, puede conservarse durante largos periodos y no depende de las estaciones como la energía hidroeléctrica de bombeo.

  Cambios de energia en el funcionamiento de un ventilador

El almacenamiento químico puede añadir energía a la red y también almacenar el exceso de energía de la red para su uso posterior. Además, muchos productos químicos utilizados para el almacenamiento de energía, como el hidrógeno, pueden descarbonizar la industria y el transporte. La flexibilidad de poder devolver la energía almacenada a la red o vender el producto químico para aplicaciones industriales o de transporte ofrece oportunidades adicionales de ingresos y descarbonización que no son posibles con dispositivos de almacenamiento como las baterías.

Energía sonora

Los alimentos son básicamente energía solar almacenada en forma de sustancias bioquímicas complejas. El proceso de liberación de la energía almacenada en los alimentos es casi tan complejo como el de su almacenamiento. En este artículo se explica cómo funciona este proceso y por qué se produce.

La energía química es simplemente la energía que se almacena en los compuestos o elementos, concretamente en los enlaces atómicos que conectan los átomos y las moléculas. En los alimentos, es una forma de energía potencial porque está almacenada. Después, mediante un proceso llamado digestión química, los enlaces que contienen la energía almacenada se rompen, liberando energía que nuestro cuerpo utiliza.

  Importancia de la energia biomasa

La energía química también puede convertirse de una forma a otra. Por ejemplo, cuando el gas hidrógeno se combina con el gas oxígeno, se libera energía térmica y energía luminosa mediante el proceso de combustión. A continuación, se forman nuevos enlaces covalentes entre los átomos de hidrógeno y oxígeno para formar agua.

La combustión es un tipo de reacción química simple, pero violenta, que libera energía térmica, calor y sonido. Sin embargo, muchas reacciones químicas son lentas y apenas perceptibles, como el proceso de oxidación, que es cuando el metal se oxida. Al igual que la combustión, la oxidación es un proceso de un solo paso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad